981 59 06 56 | info@piasclinicadental.com

15 marzo 2018

Claves para cepillarse los dientes: cuándo, cómo y con qué.

Hay que cepillarse los dientes.

¿Cuántas veces al día se debe cepillar los dientes? ¿Con dos veces es más que suficiente? ¿Me lavo los dientes bien? ¿Necesito enjuagarme la boca o no? Reconócelo, tú también te has hecho estas preguntas alguna vez, y sí, todavía no tienes claras sus respuestas. Pero no te preocupes, en el artículo de hoy te traemos todo lo necesario para hacer un buen cepillado de dientes y así poder lucir una sonrisa brillante y, lo que es más importante, una boca sana.

¿Cuándo hay que cepillarse los dientes?

Lo más recomendable para la higiene bucodental es lavarse los dientes justo después de cada comida. Pero seamos sinceros, no todos lo hacemos.

Nuestro ritmo de vida tan acelerado nos impide acercarnos al lavabo a cepillarnos los dientes cada vez que injerimos un alimento, y todavía se hace más complicado si hacemos caso a los nutricionistas y realizamos las cinco comidas diarias recomendadas. Así que, dado que en la media mañana y la media tarde no se hacen comidas contundentes, estos momentos no son considerados como importantes para lavar los dientes, como tampoco lo es para muchos tras la comida del mediodía, sobre todo, en los casos donde se come en la oficina ya que llevar consigo el cepillo y la pasta de dientes al trabajo puede ser una tarea muy latosa. Eso sí, si tú sí que lo haces, aquí tienes toda nuestra enhorabuena.

Por lo tanto, solo nos quedan dos momentos del día en los que sí o sí lavar los dientes es innegociable. Se trata del desayuno y de la noche. El primero es muy importante ya que no se recomienda estar más de 10 horas sin lavar los dientes para no permitir que se produzca más bacterias en la boca. La noche es todavía más importante, dado que durante nuestras horas de descanso producimos menos saliva, dejamos a nuestra boca sola ante el peligro del ataque de cualquier bacteria, algo que con un buen cepillado se podría evitar.

¿Qué usar para cepillarse los dientes?

Ahora que ya sabemos cuándo y cuántas son las veces que como mínimo nos debemos cepillar los dientes, es hora de saber qué necesitamos para un buen lavado bucal.

  • El cepillo que más se adecua a tu boca.

El cepillo es un elemento esencial en el proceso de higiene bucodental pero hacer una elección del modelo adecuada también tiene su ciencia. Lo más recomendable son los cepillos de cabeza pequeña y con cerdas de nailon suaves, puesto que son los más idóneos para eliminar los restos de comida y la placa de los dientes, a la vez que no dañan su esmalte ni irritan las encías. Otra gran ventaja de este tipo de cepillos es que permiten llegar mejor a todas las zonas de nuestra boca, incluso a los dientes posteriores, garantizando una mejor limpieza.

Un buen cepillo es clave para lavarse los dientes

No te olvides de cambiar con frecuencia tu cepillo, ya que las cerdas de este se van desgastando y deformando con su uso. Trata de sustituirlo por otro cada tres meses, aunque si observas que su aspecto ha empeorado antes de ese periodo no dudes en comprar uno nuevo al instante.

  • No hay cepillado sin pasta.

El cepillo de dientes es un elemento que no se concibe sin la pasta, ya que esta fortalece el esmalte de los mismos. La medida ideal de este complemento debe ser muy pequeña, dado que si se coloca mucha cantidad, llegando a cubrir toda la superficie del cepillo, se provocará mucha espuma provocando que se termine el cepillado más rápido al tener que escupirla y que, además, aumente la probabilidad de ingerirla, algo que puede resultar dañino para nuestra salud.

  • La seda dental, tu nueva aliada para limpiar tus dientes.

Utilizar hilo dental es tan importante como hacer un buen cepillado, puesto que este nos permite acceder a los lugares más complicados donde el cepillo no puede llegar. Recuerda pasar la seda dental suavemente para no irritar las encías e evitar el sangrado.

Si este elemento no es de tu agrado, siempre puedes recurrir a los palillos dentales, que como su propio nombre indica, son un unos palillos generalmente de plástico que se colocan entre los dientes y que consiguen el mismo resultado que la seda dental.

  • ¿Enjuagar o no enjuagar?

Definitivamente sí se recomienda el uso de colutorios tras cepillarse los dientes. Esta acción debe entenderse como complementaria a las anteriores, ya que nos va a permitir conseguir una mayor optimización de la higiene bucal. Simplemente, se trata de darle un pequeño sorbo al enjuague bucal, sacudirlo sin llegar a tragarlo dentro de la boca durante un mínimo de 30 segundos y escupirlo. Así de sencillo.

¿Cuál es la forma correcta de lavarse los dientes?

Ya tenemos todos los accesorios necesarios para ponernos manos a la obra y aprender cómo se debe cepillar los dientes de verdad. Pero, todavía nos queda una pregunta importante que contestar antes de comenzar con los pasos.

¿Cuánto tiene que durar el cepillado?

Manera adecuada de lavarse la dentadura

Aproximadamente, se recomienda que esta tarea dure cerca de los 2 minutos dado que estar más tiempo puede producir el efecto contrario y acabar dañando tanto el esmalte como las encías. Durante este par de minutos uno se debe centrar en limpiar de la forma más concreta posible cada zona de nuestra boca, realizando los siguientes pasos:

  • Moja el cepillo de dientes con agua y aplica una cantidad muy pequeña de pasta en él.
  • Inclina el cepillo de diente a un ángulo de 45 grados y colócalo contra las encías, de tal forma que se consiga no solo limpiar los dientes, sino también estas.
  • Mueve el cepillo de arriba abajo, nunca de forma horizontal, con pequeños movimientos para no dañar las encías.
  • Cepilla de forma suave el interior, así como la superficie de masticación de cada diente, con movimientos de adelante hacia atrás.
  • No te olvides de cepillar la lengua con movimientos de barrido, las mejillas y el paladar para eliminar el mal aliento y las bacterias que residen en estas zonas.
  • Por último, completa este proceso con la seda dental para eliminar cualquier resto de comida que haya quedado entre los dientes y el colutorio para una mayor limpieza.

Con todos estos consejos, sin duda, conseguirás una sonrisa de lo más reluciente y una salud bucodental envidiable. Aún así, es imprescindible visitar a tu dentista cada seis meses, para que verifique que todo está correcto. Aquí es donde entra Pías Clínica Dental. ¡Contáis con nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *