981 59 06 56 | info@piasclinicadental.com

15 mayo 2018

La salud bucodental durante el embarazo

La salud bucodental de una embarazada se ve comprometida más fácilmente debido a su estado

El embarazo, ese momento tan especial de la vida de una mujer, viene acompañado de una serie de cambios fisiológicos, psicológicos y físicos que llevan a esa futura madre a tener que cambiar ciertos hábitos y conductas. Así, es muy frecuente que las embarazadas comiencen a prestar mucha más atención a su alimentación, hagan más ejercicio, y en conjunto adopten un estilo de vida más saludable, al ser conscientes de que esto redundará en el mejor crecimiento y desarrollo del bebé.

La contrapartida de esto son los cambios hormonales que experimenta la mujer, y que terminan afectando a la manera que tiene su cuerpo de reaccionar ante estímulos externos. A fin de minimizar estos, los ginecólogos optan por complejos vitamínicos y por un control constante de la salud de la embarazada, preparándola así de la mejor manera posibles para la maternidad.

De igual manera, y durante este estado especial, la salud bucodental debe ser cuidada de una forma también singular, siendo aquí primordial la labor del dentista, al que la embarazada debe mantener informado, en cada una de las revisiones a las que acuda, acerca de en qué mes de gestación se encuentra, si presenta un embarazo de riesgo, si está tomando alguna medicación, etc. a fin de evitar posibles incompatibilidades o riesgos con determinados tratamientos.

Pero no es este el único riesgo para la salud bucodental que tiene una embarazada. A continuación veremos más.

La salud bucodental de una embarazada se ve comprometida más fácilmente debido a su estado

Posibles riesgos para la salud bucodental de una embarazada

Como antes comentamos, entre esos cambios fisiológicos que se sufren durante este período están el aumento de los niveles de prolactina y de estrógenos, además de un mayor consumo de la energía. Todo esto favorece una serie de enfermedades bucodentales tales como la gingivitis o las caries, sobre todo a partir del tercer mes de gestación.

Gingivitis del embarazo

Esta inflamación de las encías está provocada por una mayor irrigación sanguínea de los tejidos periodontales y por una mayor sensibilidad a la placa bacteriana, fruto del aumento de los niveles hormonales. Los síntomas generalmente son enrojecimiento, hinchazón, irritación y, en menor medida, sangrado al masticar o cepillarse los dientes.

Este problema, si no es tratado a tiempo, puede desembocar en un grave trastorno de la salud bucodental, la periodontitis, que acaba afectando al soporte óseo y que, de seguir avanzando, terminará provocando la pérdida del diente. Para evitar llegar a estos extremos, es necesaria la realización periódica de limpiezas bucodentales.

Granulomas

También llamados “épulis del embarazo”. Son inflamaciones benignas que se producen en la encía -generalmente entre los dientes-, y que son provocadas generalmente por la acumulación de placa bacteriana. Suelen desaparecer una vez la mujer da a luz, pero de todos modos, el riesgo de aparición de granulomas se puede evitar en una visita a una clínica dental.

Caries dentales

El anteriormente mencionado aumento de los niveles hormonales, unido a los más que posibles vómitos provocados por esas náuseas tan comunes durante el primer trimestre de embarazo, pueden terminar erosionando el esmalte dental, favoreciendo la aparición de las temidas caries.

Otros factores, como el incremento del apetito, que predispone a las embarazadas a realizar comidas entre horas, tras las cuales no siempre se cepillan los dientes, ayudan a la acumulación de bacterias, otro factor de riesgo en cuanto al desarrollo de las caries.

Así, para mantener la salud bucodental de la embarazada alejada de estos problemas -que vienen favorecidos por el estado en el que se encuentra-, un primer y evidente consejo, que ya hemos mencionado, es el de realizar visitas periódicos a una clínica dental, con más frecuencia si cabe que antes del embarazo. Pero este no es el único.

Las caries amenazan la salud bucodental de las embarazadas

Consejos para mantener una buena salud bucodental durante el embarazo

En primer lugar, y disculpándonos por la reiteración, la prevención es el mejor consejo. Una visita al comienzo del embarazo, o incluso antes (lógicamente, si este ha sido planeado), que se deberán complementar con periódicas visitas durante el mismo, a fin de advertir cualquier afección que pueda aparecer, y si fuese el caso, la posibilidad de tratarla a tiempo, siempre que, como ya dijimos al inicio del artículo, el estado de gestación lo permita.

Además de este, otras medidas deben ser aplicadas para mantener la salud de la boca de la embarazada en perfectas condiciones, ya que, en caso contrario, no solo será perjudicial para ella, si no también para su bebé:

  • Debe cepillarse los dientes después de cada comida con una pasta dental rica en flúor
  • Utilizar hilo o seda dental, accediendo así a los espacios interdentales en los que se suele acumular la placa, y a los que el cepillo no es capaz de acceder
  • Seguir una dieta sana, equilibrada y rica en vitaminas
  • Si come entre horas, obligarse a cepillarse los dientes después
  • Si padece náuseas y termina vomitando, no debe cepillarse los dientes inmediatamente después, ya que, de hacer esto, estaríamos volviendo a poner en contacto los ácidos estomacales, presentes en la saliva, con los dientes, deteriorando el esmalte. En lugar de esto, se debe enjuagar la boca con bicarbonato o con un colutorio dental

Y así, con estos breves consejos, de aplicación para todo aquel que quiera tener una robusta salud bucodental, pero de imperativo seguimiento para las embarazadas, nos despedimos, no sin antes ofreceros los tratamientos bucodentales de Pías Clínica Dental. ¡Estamos en Santiago de Compostela, os esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *