981 59 06 56 | info@piasclinicadental.com

5 febrero 2018

8 consejos para cuidar nuestra salud bucodental en invierno

Cómo cuidar tu salud bucodental en invierno

Las bajas temperaturas de estos últimos días suponen un riesgo inminente para nuestra salud bucodental, y no solo por la posibilidad de padecer un resfriado o una gripe, tan típicos de esta temporada del año.

El frío supone también un riesgo específico para nuestra salud bucodental, y por ello en este artículo os vamos a hacer unas recomendaciones muy fáciles de seguir, para evitar que las bajas temperaturas dañen nuestra salud.

Imprescindibles para disfrutar de una buena salud bucodental

  1. No descuides los buenos hábitos que hacen que tu salud bucodental sea buena.

Mantener una buena higiene oral es importante para hacer que nuestra boca sea menos propensa a sufrir enfermedades. No utilices pastas dentales abrasivas, intenta que el cepillo tenga dureza media, y pásate el hilo dental siempre que puedas.

Por otro lado, es recomendable lavarse habitualmente las manos para eliminar las bacterias externas y no colaborar con su propagación, así como taparse la boca al toser, o cubrirse la nariz al estornudar.Evita los cambios bruscos de temperatura y, sobre todo, evita el tabaco, que es de lo más nocivo para nuestra salud general, y en concreto, de nuestra cavidad oral.

  1. Hidrátate.

Los labios y la garganta se resecan muchísimo con el frío, por eso es necesario beber diariamente al menos un litro de agua. Procura reducir el consumo de alcohol, que inhibe la hormona antidiurética, por lo que tras su consumo expulsamos más líquidos de los que ingerimos.

En invierno, la calefacción y el aire frío agrietan especialmente los labios, así que es aconsejable usar bálsamo labial para evitar cortes, pero nunca uno de larga duración, que hace que se resequen todavía más. Compra uno en la farmacia que te proteja, y si quieres utilizar pigmentos de color, aplica otro por encima.

Hidrátate durante invierno para tener una buena salud bucodental

  1. Toma muchas vitaminas.

Recomendamos ingerir vitamina C, vitamina B2 y omega3.

La vitamina C fortalece el sistema inmunológico, y sin ella podemos llegar a padecer encías sangrantes, gingivitis y problemas con el esmalte. Podemos encontrarla en naranjas, fresas o kiwis, pero como son frutas ácidas que repercuten en la sensibilidad dental, no os olvidéis de lavaros los dientes justo después.

En cuanto a la vitamina B2, incide en el estado de las mucosas, que nos protegen de las bacterias. Podemos encontrarla en frutos secos, lácteos, pescados, cereales y vegetales.El omega3 es muy recomendable para nuestra salud bucodental, ya que reduce los agentes patógenos de la boca. Lo podemos encontrar con alta concentración en el salmón.

Si tenéis dificultades para ingerir estas vitaminas, podéis buscar un complemento alimenticio, pero sería conveniente consultarlo con vuestro médico.

  1. Limita el consumo de azúcares y bebidas calientes.

Debemos limitar el consumo de azúcares, de los que seguramente hemos abusado durante las fiestas navideñas. Son la causa de las caries, y un nivel alto de azúcar en sangre hace que las infecciones se reproduzcan mucho más rápido.

También debemos evitar los alimentos o bebidas ácidas, que erosionan los dientes, y las bebidas muy calientes, ya que los cambios bruscos de temperatura debilitan la dentadura y afectan a la hipersensibilidad dental.

Consejos para reforzar tu salud bucodental

  1. Intenta respirar por la nariz y no por la boca.

Sabemos que en invierno es difícil evitar las congestiones nasales, y que si respiramos por la boca es de forma inconsciente. Sin embargo, muchas veces por falta de tiempo o pereza, no realizamos todas las medidas preventivas posibles para tener la nariz despejada.

Os aconsejamos que, si estáis muy congestionados, realicéis vahos (inhalación de vapores) durante unos 15 minutos con alguna planta medicinal o unas gotas de aceite esencial. De esta forma, los vapores limpiarán todo el sistema respiratorio, y, respirando por la nariz en vez de por la boca, prevenimos la entrada de más bacterias y la sensación de dolor del frío en los dientes o hipersensibilidad.

  1. Abrígate bien, especialmente en la garganta.

Proteger la garganta es importante porque es una zona que se resiente fácilmente con el frío, y que está en contacto con muchos órganos de nuestro cuerpo. También está en contacto con la cavidad oral, por lo que, después de una infección bacteriana en la garganta, es recomendable cambiar el cepillo de dientes para prevenir que las bacterias se reproduzcan en nuestra boca y puedan generar otras enfermedades.

Si empiezas a notar picor o una fuerte sequedad en tu garganta, hacer gárgaras con miel y limón puede calmarte, pero no te olvides de lavarte los dientes cuando acabes.

Niño abrigado con bufanda en invierno

  1. Come alimentos beneficiosos para tu salud bucodental.

Es conveniente alimentarse de forma equilibrada y variada para conservar nuestra salud.

En lo relativo a la salud bucodental, hay dos frutas que podemos considerar “limpiadoras” y estimulantes para nuestros dientes y encías: las manzanas y las peras. Además, un buen plato de sopa, o legumbres como las lentejas, nos pueden ayudar a mantenernos calentitos, evitando así inflamaciones en la lengua y grietas en los labios.

  1. Realiza una revisión de tu boca en invierno.

Es aconsejable realizar, al menos, una revisión completa de nuestra salud una vez al año. En esta revisión no debes olvidarte nunca de tu boca y tus dientes, porque si padeces algún problema dental, el frío intensificará el dolor de la zona afectada.

Las revisiones anuales son vitales en etapas de desarrollo o cuando llegamos a una edad avanzada, ya que es más habitual encontrar algún tipo de problema, y es importante impedir que este crezca, solucionándolo lo antes posible.

 

¡Esperamos que todos estos consejos os sean de utilidad! Como veis, son tan fáciles de seguir que se pueden aplicar durante todo el año, para cuidar de nuestra salud bucodental sin mucho esfuerzo, sólo prestando atención a estos ocho tips. Además, tanto los pequeños como los mayores de la casa pueden seguirlos, aunque en los niños cueste un poco más y tengamos que estar pendientes de ellos.

Si alguno de los miembros de tu familia padece algún problema oral, o comienza a tener molestias, aconséjale que no lo deje para más adelante, ¡contáctanos! En términos de salud es siempre mejor prevenir que curar, en Pías Clínica Dental estamos a tu disposición siempre que lo necesites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *