981 59 06 56 | info@piasclinicadental.com

19 septiembre 2018

El bruxismo. Un trastorno molesto, no solo para el paciente

El bruxismo se caracteriza por el movimiento inconsciente de los dientes, de lado a lado

¿Alguna vez os habéis levantado con dolor en la mandíbula? ¿Vuestra pareja os mira con una mezcla de miedo e ira? Es muy probable que vuestro problema sea el bruxismo.

Causas y efectos del bruxismo

El bruxismo, o rechinado de dientes, es una parafunción masticular (movimientos de los maxilares que no tienen sentido útil, son involuntarios y desconocidos por su autor) que suele ocurrir de noche, mientras la persona duerme, y que se traduce en la presión de los dientes superiores con los inferiores y su movimiento de atrás adelante o hacia los lados (más común). Podríamos decir, por tanto, que es inconsciente y nocturno, y es muy probable que su primer diagnóstico sea realizado por la pareja de la persona con bruxismo, afectada también por el desagradable ruido que produce.

El bruxismo se caracteriza por el movimiento inconsciente de los dientes, de lado a lado

Además de este, el bruxismo trae consigo una serie de síntomas que pueden llegar a ser considerados graves. Los más evidentes son dolor facial, de cabeza y cuello, que se unen al desgaste progresivo de los dientes y a la fractura de su esmalte y al incremento en la tensión de los músculos de la zona, pudiendo llegar a causar problemas en la articulación temporomandibular. Pero estos no son los únicos, hay más:

  • Ansiedad
  • Estrés
  • Depresión
  • Dolor de oido
  • Sensibilidad muscular
  • Sensibilidad a los alimentos calientes, fríos y dulces
  • Trastornos alimentarios
  • Inflamación mandibular
  • Insomnio

¿Cómo puede producir estrés y ansiedad un trastorno inconsciente, os preguntareis? Esto tiene que ver con las causas que originan el bruxismo. Aunque es complicado llegar a consenso acerca de la causa que lo origina, la mayoría consideran el estrés como principal desencadenante. Pero este no es el único, ya que hay al menos otros cinco potenciales contribuyentes a su aparición:

  1. El tipo de alimentación
  2. El hábito del sueño
  3. La postura
  4. Una mala alineación dental, que obliga al organismo a desgastar los dientes de manera que mejore esa forma de encajarlos
  5. La dificultad para relajarse

Aunque en la misma medida en que se identifican estos, los expertos señalan que cada caso es diferente, por lo que también las causas pueden diferir, y el bruxismo puede manifestarse favorecido por otros desencadenantes.

Antes de continuar, es importante destacar, como un argumento más a favor del estrés como causa fundamental de su aparición, que existe un tipo de bruxismo menos frecuente que se desarolla de día (bruxismo diurno), en el que de una manera subconsicente el paciente aprieta los dientes mientras realiza alguna labor, como por ejemplo en su trabajo. Esto suele ser confundido con un tic, pero es una clara manifestación del estrés como bruxismo. En este caso, al ser la propia persona consciente de que está realizando la presión, el autodiagnostico puede ayudar a una mayor rapidez en cuanto a atajar el problema con profesionales.

Tratamiento y soluciones al bruxismo

En algunos casos, y como ya advertimos anteriormente, debido a la difícil prevención y diagnóstico del trastorno por uno mismo, la identificación del problema se suele producir en una revisión dental rutinaria, al ver el especialista el desgaste en los dientes, o bien cuando el paciente acude acuciado por el dolor que ocasiona en la cara y cuello.

Una vez diagnosticado, el tratamiento dependerá de identificar el origen del problema. Esto se realiza con unas preguntas precisas (referentes a aquellos posibles contribuyentes antes mencionados) y un examen dental. Realizado esto, el dentista estará en disposición de determinar la causa potencial del bruxismo, y en función de los daños causados, la posibilidad de usar una guarda dental o férula de descarga.

La férula de descarga protege los dientes, pero no soluciona el problema

Esta férula protege los dientes, evitando que la fricción entre ellos los desgaste y reduciendo las tensiones en el sistema masticatorio, pero su función termina aquí; no soluciona el problema. Podríamos decir que limita los estragos del bruxismo, pero no los ataja.

Así, entre las posibles soluciones están las siguientes:

  • Emparejar la mordida con restauraciones, coronas, ortodoncias…
  • Evitar los alimentos duros y los dulces
  • Tratar de reducir el estrés: ejercicios de relajación, música, leer, caminar…
  • Aplicar una toalla húmeda y caliente sobre la cara, para reducir el dolor muscular
  • Masajear la zona afectada
  • Dormir lo suficiente
  • Beber mucha agua
  • Mantenerse en buena forma física, pero evitar hacer ejercicio extremo más allá de las 18:30 de la tarde
  • Hacer la última comida copiosa del día 3 horas antes de acostarse

Como bien vemos, la solución más definitiva es la de atajar los problemas estructurales de nuestra boca que inciden en la aparición del bruxismo, mientras que las otras son recomendaciones a aplicar a mayores, hábitos saludables que nos ayudarán a eliminar por completo esta molesta afección.

Pías Clínica Dental está especializada en el tratamiento del dolor orofacial, por lo que os recomendamos encarecidamente que, como máximo, nos visitéis cada 6 meses para mantener vuestra boca en perfectas condiciones. ¡Y el sueño de vuestra pareja!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *