981 59 06 56 | info@piasclinicadental.com

13 abril 2018

La ortodoncia invisible, la alternativa a los brackets

El número de férulas a usar varía según la complejidad del caso

¿Cuántas veces has soñado con una sonrisa de película, de esas que se lucen en las alfombras rojas? Muchas, ¿verdad? ¿Y cuantas veces has rechazado llevar aparato para corregir tus dientes? Seguramente las mismas veces que te lo has planteado en serio. Y no es sorprendente esa reacción, pues llevar brackets a cierta edad puede ser incómodo, e incluso hacer que evites sentirte con la libertad de reírte a carcajadas.

Pero ahora ya no hay excusas que valgan para no tener unos dientes perfectamente alineados.  El invisalign ha llegado al mundo de la ortodoncia para que tú solo tengas que decir sí a una sonrisa preciosa.

¿Qué es la ortodoncia invisible?

Bien, estamos ante el gran término que está causando furor en todos aquellos que quieren lucir la mejor de sus sonrisas, convirtiéndose en uno de los tratamientos actualmente más demandados en las clínicas dentales. La cosa no es para menos, ya que  el Invisalign es un método de ortodoncia sencillo y sobre todo cómodo para los pacientes.

Su propio nombre ya nos da unas pistas sobre su apariencia y, sin duda, invisible es el adjetivo que mejor lo define. ¡Nadie notará que lo llevas puesto!

Pero su ventaja estética no es todo lo que nos puede ofrecer este método. Su  sencillo uso hace que se obtengan los mejores resultados en un período de tiempo corto. ¿Qué más se puede pedir?

La ortodoncia invisible se compone de dos férulas transparentes

Concretamente, el tratamiento consiste en dos alineadores totalmente transparentes, uno para la parte superior y otro para la inferior, que se adaptan completamente a las características propias de la dentadura del paciente, ya que están diseñadas especialmente para él. Además, estas fundas son removibles, es decir, el usuario tendrá que cambiar de férulas aproximadamente cada dos semanas dado que los dientes se irán desplazando de la forma correcta con una rapidez asombrante.

Las férulas deben usarse prácticamente todo el día, para así garantizar unos buenos resultados. De hecho, la mayoría de los expertos recomiendan que se usen en torno a las 22 horas diarias, pudiendo retirarse con tranquilidad durante las horas de la comida. Se trata de un método de ortodoncia muy práctico ya que permite ser quitado de la boca fácilmente por el propio paciente, sin ayuda de terceros. Esto permite además que las férulas se puedan limpiar con facilidad, sin que el tradicional cepillado de los dientes se vea modificado.

Los distintos tipos de ortodoncia invisible

Quizás este apartado te sorprenda, e incluso es muy probable que desconocieses la existencia de varios modelos de Invisalign, pero es realmente necesario hacer esta clasificación, en función del tratamiento y uso que se hacen de él, para saber los beneficios que aporta en cada momento. Para ser más exactos, existen tres tipos diferentes que vamos a conocer a continuación.

El número de férulas a usar varía según la complejidad del caso

  • Full.

El paradigmático, ya que permite tratar toda clase de maloclusiones y malposiciones de dos dientes. El tiempo de uso de este modelo puede prolongarse hasta los 14-18 meses, con un número ilimitado de alineadores.

  • Lite.

Es el tratamiento recomendado para los casos menos complejos como pueden ser los apiñamientos y espaciamientos de carácter leve, malposiciones poco dificultosas y correcciones pequeñas de espacios entre dientes. Su duración es más pequeña que el modelo anterior, siendo su tiempo de utilización unos 7 u 8 meses. Además, sí existe un número concreto de alineadores a usar; catorce para ser más exactos.

  • Teen.

Es el modelo que va dirigido en exclusiva a los más jóvenes, ayudándoles a corregir la erupción de los dientes definitivos y guiarlos en su correcta posición. Trata de combinar funciones de invisalign full como férulas adaptadas a los dientes con estado de erupción. Se incluye un número ilimitado de alineadores y hasta 3 refinamientos en un plazo de entre 18 y 24 meses.

Todos los beneficios del Invisalign

A lo largo del artículo hemos ido presentando las bondades del tratamiento como, pero, por si aún no os habéis dado cuenta de lo que nos gusta este tratamiento, ahora os haremos una lista más completa, para que no se escape ninguna, ni a nosotros ni a vosotros. ¡Allá vamos!

  • Estética.

Es la gran razón por la cual muchas personas eligen la ortodoncia invisible frente a otros métodos como los odiados brackets. Da igual que hablemos de los tradicionales brackets metálicos como de los más disimulados, los de zafiro, nada tienen que hacer frente a estos alineadores transparentes. No es de extrañar que con la ortodoncia invisible los pacientes se sienten más seguros y nada cohibidos en sus actividades diarias.

La ortodoncia invisible no se nota, lo que lo convierte en mucho más cómoda.

  • Comodidad.

Ya puedes ir desterrando ese miedo inherente a las ortodoncias, que provocaban las comunes llagas en cualquier zona de la boca. Las fundas se ajustan perfectamente a la forma de tus dientes, sin que ningún elemento sobresalga, de forma que no da lugar a ninguna herida.

Pero la comodidad no sólo debe ser entendida de esta manera; pues si eres de los que  tienen una vida ajetreada y relativamente poco tiempo para ir al dentista, Invisalign puede ser la solución que esperas. Mientras que otros tratamientos como los brackets se caracterizan por una visita recurrente a las consultas, con la ortodoncia invisible esto no es necesario. Obviamente existen revisiones periódicas pero no tendrás que acudir a tu clínica de ortodoncia única y exclusivamente para cambiar tus férulas ya que tu dentista en cada visita te facilitará varias fundas para que tú mismo te las cambies cada dos semanas, siguiendo sus instrucciones.

  • Removibilidad.
Hemos llegado a la gran característica que lo diferencia de otros tratamientos de ortodoncia. La ortodoncia invisible te da total libertad para decidir cuándo quieres ponértelo y cuándo quieres quitártelos. Eso sí, esto es como todo, y si quieres obtener los mejores resultados, nuestro consejo es que lo lleves durante el tiempo que tu dentista te recomiende, y ser lo más responsable posible con su uso. Lo más habitual es que sea aproximadamente unas 22 horas al día, pero si un día por algún motivo no puedes llevarlo esas horas, deberías compensarlas al día siguiente.
  • Higiene.

Otra buena ventaja de este método, y muy relacionada con la anterior, es la facilidad que ofrece para ser limpiado. Al poder ser retirado para comer, no tendrás la preocupación de injerir solo aquellos alimentos que no dañen el aparato, ni te sentirás incómodo con los restos de comida, pues el cepillado de dientes podrá ser realizado con total normalidad quitando las fundas y volviéndolas a colocar posteriormente, como si nada.

  • Evolución.

La tecnología con la que está creado permitirá ver de forma virtual en un programa de software cómo tus dientes se irán moviendo poco a poco. De esta forma, te puedes hacer una idea desde incluso antes de empezar el tratamiento sobre cuál será el resultado de tu sonrisa.

Así pues, terminamos despidiéndonos con aquello de “¡El rey ha muerto, larga vida al rey!”, y es que la tendencia parece predecir el paso del testigo de los brackets al Invisalign, en lo que parece el camino hacia una nueva estandarización. En nuestra clínica de Santiago de Compostela ya nos hemos puesto en marcha a este aspecto, contemplando entre nuestros servicios al Invisalign . Así que ya sabéis, ¡os esperamos para lucir sonrisa aún con ortodoncia!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *