981 59 06 56 | info@piasclinicadental.com

4 noviembre 2014

Frutas y verduras: Fuente de salud para tus dientes y encías.

En toda guía de alimentación saludable, las frutas
y verduras ocupan un puesto predominante por
su alto contenido en vitaminas y nutrientes que,
unido a un bajo aporte calórico, hacen de ellas un
alimento de consumo óptimo para todo tipo de
personas, sea cual sea su edad.
Los beneficios de los denominados alimentos
de origen vegetal alcanzan a todo el organismo,
comenzando por nuestros dientes y encías, en los
que las frutas y verduras pueden llegar a ejercer
efectos estimulantes de su crecimiento y correcta
conservación, además de prevenir la aparición
de ciertas enfermedades. Incluso, pueden llegar
a promover, gracias a su riqueza mineral, la
“reparación” del diente cuando se empieza a formar
en él una caries pequeña.
Esto es así porque estos alimentos contienen
gran parte de los nutrientes considerados
imprescindibles para mantener unos dientes y
encías fuertes y sanos, como el calcio, el fósforo,
el flúor o las vitaminas A, B y C, además de contar,
muchos de ellos, con gran cantidad de agua y fibra,
elementos que pueden ayudar de forma natural al
mantenimiento de la higiene bucodental.

¿De qué forma ayudan a nuestros dientes y
encías estos nutrientes y dónde podemos
encontrarlos?

Agua
Melón, sandía, piña, pera.
Las frutas y las verduras frescas con gran contenido
en agua en su composición ayudan a proteger los
dientes, ya que el agua diluye los ácidos en la boca
después de comer y el mismo acto de masticar
estimula la producción de saliva.
Calcio
Verduras y hortalizas de color verde oscuro.
El calcio es el principal responsable en la formación
de los huesos maxilar y mandibular y los dientes,
además, ayuda a la coagulación.
Fibra
Manzana, apio, zanahoria.
La fibra presente en la piel de las frutas y verduras
ejerce durante la masticación una fricción sobre
la superficie de los dientes, que produce un efecto
“cepillado” y, además, proporciona un masaje en las
encías que potencia la circulación sanguínea.
Flúor
Tomates, cerezas, patatas y legumbres.
El flúor contribuye a la remineralización del esmalte
dental, aumenta su resistencia y ayuda a controlar
la actividad bacteriana, por lo que contribuye a
prevenir la caries de tres formas distintas.
Fósforo
Calabacín y frutos secos.
En interrelación con el calcio, el fósforo ayuda a la
formación de la estructura de los dientes.
Vitamina A
Melón, zanahoria, melocotón, espinacas, tomate.
Gracias a su función antioxidante, previene el
envejecimiento y deterioro de los tejidos de la boca
y la aparición de procesos cancerígenos. Asimismo,
ayuda a mantener la hidratación de las mucosas,
protegiendo frente a caries y otras infecciones.
Vitamina B2
Vegetales verdes.
También conocida como Riboflavina, esta vitamina
participa en la formación de anticuerpos y glóbulos
rojos, lo que ayuda al mantenimiento de una piel y
mucosas sanas, previniendo la aparición de grietas
o inflamaciones en labios, lengua y encías.
Vitamina C
Cítricos, kiwi, soja fresca, tomates.
La vitamina C ayuda al mantenimiento de la salud
gingival al potenciar la cicatrización y reparación de
las encías y las mucosas de la cavidad oral. También
mantiene la permeabilidad de los vasos sanguíneos,
lo que evita infecciones.

5 (100%) 1 voto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *